viernes, abril 02, 2021

CHOOSE YOUR LANGUAGE




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



Free counter and web stats

lunes, julio 15, 2019

Video : Fuertes como rocas.


El seleccionador.

El seleccionador.



Cada año que lo veía el día de la competencia alemana el Dr. Piet Linssen me pedía que seleccionara sus aves de planta. Decía que tenía alrededor de 20 voladores probados pero no había encontrado la manera de desarrollar nada que pudiera volar al otro lado de la calle a través de sus crianzas. Posponía mi visita, pero finalmente fui a ver esas “malditas aves”.

Los colocaron en un gran cesto de carreras. Me tomé tiempo tratando de descubrir lo que allí estaba mal o que era lo que les faltaba. Seis pares de ojos curiosos me observaban. Antes de empezar el Dr. Linssen me había pedido ser absolutamente honesto y seleccionar los mejores, el resto sería eliminado allí mismo, Su paciencia había llegado al límite.

Los tomé entre mis manos, los observé, y le dije que ninguno me gustaba para que me lo regalaran, pero, hay una manera de obtener buenas crías de ellos, aves que servirían para distancias de 500 kms. (310 millas).

Necesitaré como 6 de sus mejores palomas klak para este propósito (hembras de preferencia). El Dr. Me dijo que ya había considerado esa posibilidad pero pero no la había realizado todavía. 


Primero, por que quería amortizar su compra haciéndolos volar en largas distancias, y segundo, quería extraer la velocidad de esos Janssen probados. Seguiría mi consejo, dijo. De otra manera mi visita no habría servido para nada. Me designó 30 hembras Janssen de las que seleccioné 6 y se las asignó números del 1 al 6.


  La “Bikkelduif” recibió el número 1. Ella era, si no me equivoco, nieta de un klak, “Zoon Twintig”,  el mejor macho Janssen que el Dr. Habia adquirido. El podía reproducirse con cualquier hembra, pero yo preferí aparearlo con “Meeuw”. El tenía mas estamina. Ahora había que numerar los 6 machos de larga distancia para facilitar los apareamientos.

 Nunca, en los miles de apareamientos que yo había efectuado, busque la adaptabilidad individual....y así seguiré. 



Un éxito muy rápido pero muy raro es el cruce de palomas llamado cruce transgresivo en el que se obtienen retoños que superan a sus padres. 


Esto puede ocurrir cuando dos aves que no vuelan bien procrean uno que sí. La fórmula de estos dos pájaros padres (esto es para los conocedores solamente) es Aabb y aaBB por ejemplo. Por medio del cruce se obtiene AABB y este nuevo palomo, asumiendo que los genes tienen un efecto acumulativo, resulta un mejor volador que sus padres.

Debido a que los factores aparecen en una situación homocigótica-derivada de la unión de células generadoras genéticamente idénticas- el factor combinatorio favorable es siempre transmitido a los descendientes.

Adelantándome a lo que tengo que decir más adelante sobre esta materia, hago ahora hincapié en que la línea de los Janssen se ha vuelto popular en los últimos 30 años por que se prestan al cruzamiento no sólo con otras aves endocriadas parcialmente sino asimismo con notables corredores de todas las distancias. 


¡ Se sabe que estos atletas no son particularmente conocidos por su capacidad reproductora! En otras palabras, si tiene un corredor que no se reproduzca, crúzalo con un Janssen.


_________________________

lunes, julio 08, 2019

Barcelona Derby-National winner The Netherlands old birds: Muller Wim (Wilhelminadorp)07/07/2019

National winner The Netherlands old birds: Muller Wim (Wilhelminadorp)
The National winner The Netherlands from Barcelona in the category "old birds" is Muller Wim (Wilhelminadorp). 
The pigeon was clocked on Saturday at 14:17:30 CEST after a race of 1139.05 km, achieving an average velocity of 850.99 m/min.

viernes, julio 05, 2019

Video : National winners ZLU 2019 - Agen: Bert Prasing, Lelystad.


Ellas aman su casa.

Ellas aman su casa.


Durante ese período crítico en el que el pichón se está formando, se generan las cualidades necesarias para su futura vida deportiva. Es entonces cuando el esqueleto, y los órganos vitales de su cuerpo, quedan formados para el resto de su vida.

Para asegurar que esos futuros ejemplares tengan los mejores comienzos de su vida es necesario alimentarlos con una dieta rica en vitaminas, proteínas, grasas, minerales e hidratos de carbono.


Debido a esto es que tiene tanta importancia durante la estación de cría, que es la base primordial para soportar el sacrificio que le espera en los vuelos, pues debe volar sobre difíciles geografías ,las aguas del Atlántico y climas .

En la predilección por las palomas fuertes y valientes de gran corazón para cruzar las distancias sobre el mar hemos visto gran variedad en la formas en las buenas viajeras, y rara vez han tenido estas palomas un parecido entre sí.

Hemos apreciado palomas con alas flojas, con alas cortas y largas, palomas con pelvis abierta y cerrada, unas con quillas pronunciadas y otras no. 


Ahora bien, en todas las grandes viajeras sí que hemos visto algo importante entre ellas: una espalda fuerte, ancha y recta, y una gran y rebosante salud, apreciable en especial en la calidad de su pluma y en el brillo y limpieza de su cuerpo, como también la vivacidad y alegría de sus ojos.

Aquí sí que coincidimos en que todas las grandes viajeras son parecidas, pues tienen una gran salud, una salud constante, permanente, en forma continua durante todo el año. No nos referimos a una forma emocional que lleva a hacer diabluras, sino el estado alegre, moderado, limpio y sobrio, con el que se caracteriza la paloma sana.


Por eso, indudablemente, las palomas de fondo son las más exigentes. El mejor estimulante es el perfecto trabajo de todos sus órganos sanos. Una paloma de fondo bien apegada a su palomar, con gran poder de recuperación –punto importantísimo- es una gran mensajera, es lo que nosotros llamamos un verdadero “crack”, innegablemente, desde luego, bajo la experta vigilancia del colombófilo. 

Porque buenas palomas, aunque sean pocas, pueden salir en todos los palomares, lo que sucede es que la mayoría de ellas llegan a las sueltas de envergadura como Tan-Tan, agotadas, y no por haber viajado mucho, porque infinidad de palomares arrastran una secuela de contaminación de padres a hijos, palomas de buena salud en apariencia, pero que en una severa exploración vemos que son incapaces de volar 200 kilómetros.


Hay muchísimos palomares que para viajar 420 kilómetros Tan-Tan tendrían que empezar de nuevo desde el principio, es decir, documentándose cómo se lleva un palomar sin perjuicios, con viajeras sanas, procedentes de palomares sanos, y que suelen viaja de fondo, y no olvidar esa gran virtud que es la paciencia, para no atropellarse llevando el palomar durante todo el año.

Hay que llevar los pichones del año hasta un límite prudencial, no olvidar que los concursos de velocidad acaban sus viajes antes cuando aún suelen quedar algún fondo.

Da lástima ver buenas palomas y los días de recogidas para una gran prueba están ya en la cuarta o quinta remeras, lo que denota que han criado muy prematuramente. Estas palomas se han quemado dentro del palomar por falta de paciencia de su propietario y no saber esperar.


La paloma de larga distancia, las que viajamos en Canarias, existe en todos los palomares que se dedican a seleccionar las más aptas para el vuelo de muchas dificultades, seleccionando sin compasión sobre esta variación y buscando entre las de plumajes más sedoso, anchas espaldas, salud rebosante, libre de toda enfermedad en el transcurso de su vida, que le pueda mermar sus facultades en el sobreesfuerzo. 

Somos nosotros, los colombófilos, los que encestamos, y quiere decir esto que, sin observación, la mayoría de las veces mandamos las palomas cuando en realidad deberían estar en su palomar. 

Porque nosotros podemos preparar a las buenas palomas durante la época de competición, seleccionar sobre lo físico, pero es más difícil seleccionar y encontrar el temperamento de apego, sacrificio y combatividad para regresar al palomar con ilusión. Una buena paloma que haya sufrido un percance no debe encestarse hasta que no recupere su aplomo y su seguridad.


Es labor del colombófilo el ir documentándose sobre las palomas que tiene en su palomar.

Todos los ensayos o sistemas que practiquemos sobre nuestras palomas para hacer que vuelvan más pronto a su palomar, debe hacerse en los momentos culminantes de su buena salud, y serán de tal naturaleza que den, si cabe, más apego al palomar y más acumulación de energía, recogido en un moderado entrenamiento y un reposo absoluto en vísperas de las recogidas a los concursos, mucha atención a las inoportunas visitas al palomar de gente extraña, no dejar manosear a sus palomas y menos si están en posición de nido, es uno de los secretos de los grandes colombófilos del pasado.


Por Francisco Sánchez Ramírez


________________

lunes, julio 01, 2019

Video : Extaordinary rare colored pigeons.


¿El mejor sistema de entrenamiento ?

¿El mejor sistema 
de entrenamiento ?

El verano está en su máximo esplendor. En estos últimos días de Julio se nota especialmente el latigazo de sus calores. Difícil esconderse de su presencia. Omnipresente.

Personalmente poco o nada de tiempo por las palomas. Quizás estas primeras horas de la mañana, donde la familia duerme y los primeros rayos son sólo un proyecto de día, me permiten acercarme al palomar y poco más.


El día da muy poco de sí en lo colombófilo. Darles de comer y anillar algún pichón. Se trata sin duda de un año diferente. Prácticamente no estoy rotando las parejas algo sagrado en mi hoja de ruta habitual. Si sigo haciéndolo en mi cabeza y más aún sobre una libreta que utilizo a modo de borrador, pero no en la práctica que es lo que cuenta. 

Todo ha cambiado.
Siempre he pensado que desde que adquirimos el peso y talla definitivos que nos acompañara el resto de nuestra existencia (bueno en el caso de la primera variable habría mucho de que hablar), el resto viene a ser un "morir" lentamente. Todos lo hacemos. "Morirse". 

Es un proceso lento en el mejor de los casos. En el mío además viene aderezado con dolor, uno que me da la sensación de que me acompañará para siempre en ese precioso viaje que es la vida. Y eso te marca. Te cambia. Creo que mientras me lo pueda permitir, siempre habrá palomas volando por el cielo de mi jardín, pero cada vez son más los momentos en los que uno comprende las costuras de este entramado que llamamos vida. 


Con este panorama, mi gran comodín sigue siendo poder ofrecer a mis pupilas libertad diaria. Oxígeno, sol, y baños diarios. Con semejante magnífico tridente, vinagre de manzana a menudo y no descuidando la vacunación, respiro tranquilo. Me anima la experiencia del pasado. Esa libertad que da desarrollo físico y psíquico. Esa que otorga querencia y atracción al palomar y un sin fin de aventuras veraniegas que deja incontables heridas de guerra, fracturas y bajas. Sin lugar a dudas es un peaje, pero no me planteo si lo hago con o sin gusto. Simplemente lo estimo necesario, vital. 

Prefiero pensar que son como los buenos cerdos de bellotas, los auténticos pata negra. Buena comida y libertad. Limpieza bajo mínimos, y palomar seco. Activando defensas por doquier. 
Verles volar me anima. Lo hizo siempre. No por la duración de sus arrancadas pero si por lo constante de su aleteo a lo largo de un día. Es momento de divertirse y de aprender. Ya llegará el momento en el que encargue sus trajes para la gran batalla.
En ese estado de gran libertad la nueva hornada por ahora no se ha decantado por veranear en el peñón. El verano es muy largo. Queda tiempo. 


Al efecto recuerdo lo que para mi no dude en bautizar como el mejor entrenamiento del mundo. Sucedió ya hace unos años y fue una extraordinaria campaña deportiva. Disponía de tiempo para ver y valorar sus vuelos diarios y aprovechando los acontecimientos decidí ponerlo en práctica. Sucedió como suceden estas cosas, por pura improvisación. 
Corría el mes de Enero en el calendario. Tiempo por estos lares para afinarlas para la batalla. Las palomas como casi cada año habían adquirido el vicio veraniego de volar hacia el peñón. 

Tras liberarlas cada mañana salían como un resorte hacia su mágica piedra. No daban ni media vuelta. Aquello rompía mi esquema de entrenamientos. Era muy consciente de que necesitaba otras cosas en ese momento. Tampoco podía valorar cómo y cuánto volaban. Suponía un gran y serio contratiempo.
Todavía no había separado sexos, lo cual facilitaba aún más probar aquello que se me acababa de ocurrir. Y lo hice.

A mi lo que me interesaba era ese vuelo continuo en el aire. Que se pusieran serias. Muscular y dar forma a lo que ya de por sí había hecho el verano. En definitiva, poner orden en el gallinero.Sabía que se iban a volar a la costa, a 4 km de mi palomar. 

Así que ni corto ni perezoso, coloqué una bandera en el palomar, agarré un libro por si las cosas se torcían y no salían como había diseñado y me dirigí al peñón. Al llegar, allí estaban, volando. Como siempre. Y lo hacían muy bien. Me senté a presenciar aquel magnífico espectáculo y simplemente las observé embobado. Mi presencia las incomodaba aunque he de decir que traté con mis medios de que su estancia en el peñón no fuera tan cómoda como lo había sido en el pasado. 


La respuesta de las palomas fue la lógica en estos casos. Regresaron, tras un vuelo de 20 minutos por aquel precioso mar a casa. Yo me quedé allí, "acomodado" en una punzante roca, amenizando la espera leyendo un libro que versaba como no, de colombofilia. Las palomas al regresar a casa se toparon con la bandera que estratégicamente había dejado allí. Volaron otros 15 ó 20 minutos y vuelta al peñón.

Mientras tanto yo seguía allí, pasando páginas. Y sucedió lo que me atrevo a calificar como el mejor entrenamiento del mundo. Las palomas fueron yendo y volviendo, del palomar al peñón y viceversa, por espacio de hora y media o dos, que fue el tiempo que yo decidí volver a casa. Fue un verdadero espectáculo. Volaban se adentraban en el mar, centenares de metros, aleteaban serias muy serias. Mi presencia era un estorbo, así que iban y venían del peñón al palomar. Allí también volaban, y otra vez para el peñón. 

Las siguientes semanas siempre que me fue posible repetí lo que os cuento. Aquellas palomas se entrenaban en lo físico, pero había cambiado el cómo  lo hacían. A diferencia de cualquier otro palomar en el mundo, éstas lo hacían en un marco de 4 km lineales con repetidas y constantes idas y venidas. No tenía precio. Y los resultados fueron brutales.


No puedo imaginarme mejor sistema que ese. Uno donde liberas a tus palomas y salen a volar hacia el mar a 4 km de tu casa, y aquello se convierte en un entrenamiento físico pero también en un ejercicio psíquico, de orientación o similar.
Quien sabe, imaginaos que cada mañana cuando dais permiso de vuelo a vuestras niñas les pudierais susurrar al oído, hoy id a tal punto situado a 20 km y volved. Y cuando regreseis , volved otra vez. ¿Estamos en presencia del entrenamiento del futuro?    
De este modo fue como descubrí el mejor entrenamiento del mundo para palomas mensajeras .


_____________

martes, junio 25, 2019

Video : Zack nos muestra sus palomas.


Porque se pierden las palomas.

Porque 
se pierden las palomas.


El hecho de soltar a nuestras palomas a cientos de kilómetros de nuestro palomar sin otra ayuda que su instinto para volver y su potencia física para resistir ese viaje, hace de la colombofilia un deporte de alto riesgo. Alto riesgo para las palomas que por diversas circunstancias pueden no llegar a su palomar en ese viaje, y alto riesgo para el colombófilo que deposita semana tras semana en la cesta sus esperanzas sabiendo que todas las ilusiones, esfuerzo, y dinero invertido nos la jugamos a una sola carta.

Una vez perdida la paloma hacemos elucubraciones mil para tratar de adivinar porque “ esa paloma que venía siempre de todos los sitios se ha perdido en un vuelo sin dificultad”. Son muchos los factores que inciden en que una paloma se pierda en su vuelta a casa. A mi juicio estos son los más importantes:

*Mal manejo por parte del aficionado al encestar palomas que no reunían las condiciones optimas, ya sea por enfermedad, debilidad, baja forma, deposición de huevo etc.


Malas palomas con poco sentido de orientación y pocas ansias de volver. Malas condiciones atmosféricas (lluvia, vientos huracanados, aparato eléctrico, humedad relativa alta, frentes, niebla , inversión térmica etc). Handicaps orográficos con mal tiempo que supongan muros infranqueables. Accidentes ocasionales (rapaces, ramas, cazadores, cables , otros). Muchas veces el halcón es el que se lleva siempre la culpa . “Ha debido de ser un halcón, porque sino esta paloma hubiese vuelto” decimos mas veces de la cuenta. 

Un bando de palomas en un vuelo de 500 km , no creo que se crucen en el camino con mas de 8/10 rapaces por la sencilla razón que las rapaces son territoriales y precisan amplios territorios para subsistir , territorios donde no permiten intromisión de congéneres. Dicho esto , a mi juicio , las pérdidas por rapaces y accidentes ocasionales nunca representarán cifras alarmantes. 

Mi punto de vista es que mala climatología con accidentada orografía puede suponer escalabro seguro. Con condiciones atmosféricas adversas como puedan ser mucho frío/mucho calor, aguaceros fuertes y persistentes, variabilidad barométrica, humedad muy alta, vientos desfavorables o racheados, o aparato eléctrico, un concurso puede ser el causante de que nuestros palomares se vacíen con eficiente rapidez. 


Estos malos resultados supondrán un mazazo en la moral e ilusión de todos los participantes y abren una puerta para la deserción de los aficionados mas tibios.
  
Los convoyeurs y los responsables de sueltas ponen lo mejor de si mismos para interpretar los mapas del tiempo y las predicciones meteorológicas y actúan en consecuencia. A veces , mirar un mapa o el cielo en el punto de suelta no es suficiente. Hacemos la mayoría de las veces un juicio climático tan solo basado en nuestra impresión visual sin tener en cuenta que son mucho mas factores que el cielo mas o menos despejado lo que deciden la suerte de una suelta.
  
A todos nos ha pasado concursar o entrenar con cielo limpio y sin viento, es decir , un dia óptimo ; sin embargo, los resultados fueron catastróficos. Claro que, no habíamos tenido en cuenta la temperatura ,o si había inversión térmica ,o que se yo….


La palabra ANULACIÓN no existe en el léxico colombófilo. Se suelta si o si. Lo mas que se hace es retrasar un dia el concurso, o una vez en el punto de suelta , si las condiciones climatológicas no son buenas ,se espera una o dos horas a que pase la tormenta o se disipe la niebla y …..se suelta.


A veces , en estas circunstancias se acierta , pero otras el desastre está cantado. Eso de volver de vuelta con las palomas en el camión es de lo mas raro que pase y solo se ve en contadísimas ocasiones. Lo nuestro no es la economía, la prosa y la poesía es lo que mas dominamos, sino no tiene explicación la alegría con que metemos las palomas en transportes con graves problemas de ventilación y las soltamos con elevados riesgos de pérdidas de palomas. 

Las palomas hay que encestarlas con la calculadora en mano para que al menos nos enteremos cuantos € nos estamos jugando en cada concurso.
Bajo mi punto de vista, el binomio transporte/suelta es el Talón de Aquiles de la colombofilia , una asignatura pendiente de difícil solución. 

No obstante, hay soluciones institucionales que deberían ponerse en práctica , como `podrían ser hacer cursillos formativos para soltadores o delgado de sueltas. En esos cursillos se podrían impartir conocimientos meteorológicos, informáticos , legales (reglamentos, permisos , normativas etc)y otros; vamos, algo así como lo que se hace con los jueces . Es una responsabilidad muy grande la que exigimos a estos compañeros que deciden dar la orden se suelta, por lo que hay que dotarles con los mejores conocimientos para que desempeñen con acierto su cometido.




Para que un concurso sea catastrófico deben de coincidir una serie de condiciones climáticas. Hay factores de riesgo ya conocidos como puedan ser mucho frio/mucho calor, nieblas , alta humedad relativa, cambios barométricos bruscos, fuertes lluvias, inversión térmica etc., si mas de uno de estos factores coinciden en el tiempo, pueden ser causantes de abundantes perdidas de palomas.

Se ha estudiado hasta la extenuación la orientación de la paloma, la teoría alar, etc. , pero no hay estudios (al menos que yo sepa) avalados científicamente que desvelen los factores de riesgo de perdidas de palomas a causa de la climatología.
Hasta aquí me he puesto todo lo serio que uno se puede poner, ahora voy a soltarme la melena y voy a elucubrar proponiendo una solución de aquellas que en cada número del TBO nos proponía un profesor chiflado.

Teóricamente lo que propongo hacer es tan fácil o tan difícil de llevar a cabo como montar el mecanismo de un botijo. Veamos, en principio, (y esto es lo mas difícil) habría que hacer un estudio científico sobre la incidencia que muchas de las condiciones climatológicas adversas que aquí se han descrito (niebla, lluvia, temperatura, viento, presión atmosférica , humedad y etc) tienen negativamente en la vuelta a casa de las palomas. 


Con esos datos obtenidos del estudio científico elaboraríamos un programa informático donde destacaríamos los parámetros de alto riesgo. Ese programa lo meteríamos en un ordenador que a su vez tomara los datos de los siguientes aparatos incorporados a su sistema: un barómetro (para la presión atmosférica), un termómetro (para la temperatura ambiente), un higrómetro(para la humedad relativa), un anemómetro (para el viento, y un no se como se llama (para medir la electricidad atmosférica). 

Con todo este aparataje midiendo todo lo medible y el ordenador con su programa , iríamos tomando datos cada 50/100 km. , una vez en el punto de suelta volveríamos a tomar datos y le pediríamos al ordenador su veredicto , es decir, el veredicto de todas las tomas de datos que hemos hecho a lo largo del camino. 

Entonces el ordenador nos diría en función de esos datos que “NO HAY RIESGO”, “EL RIESGO ES MEDIO”, “EL RIESGO ES ALTO” o “…..NI SE TE OCURRA SOLTAR”. Pues nada , que Dios reparta suerte, como dicen en los toros , porque el “oficio” de colombófilo como el de torero es de ALTO RIESGO.


_____________