viernes, abril 02, 2021

CHOOSE




::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::


Free counter and web stats

miércoles, agosto 15, 2018

Todo buen colombófilo hace esto.

Todo buen colombófilo hace esto.

Regla 1: El factor más importante para tener éxito en colombofilia es criar buenas palomas. 

Parece simple, pero entiendan que muchos colombófilos no se preocupan mucho de este punto. Creen que el éxito está escondido dentro de un frasco mágico, creen en secretos que muchas veces no existen y sospechan incluso que los campeones esconden secretos que no quieren revelar o compartir. 

Por el contrario, si los campeones tienen un secreto, ese el valor de sus palomas.



Regla 2: Las grandes palomas no están exclusivamente en los palomares más conocidos, más bien sucede lo contrario. La mayoría de los palomares famosos deben su fama a palomas que habían adquirido a colombófilos prácticamente desconocidos. 

Una paloma no es, obligatoriamente, buena solo porque tenga el pedigrí de los Janssen, Van Loon, Toye o cualquier otro colombófilo famoso. Lo que la mayoría de aficionados no parece entender, es que hasta los mejores colombófilos del mundo crían más palomas malas que buenas. 

Soy consciente de que algunos vendedores engañan a sus clientes, pero el simple hecho de que una paloma comprada a un campeón no haya cubierto las expectativas creadas, no significa necesariamente que el comprador haya sido engañado.


Regla 3: Olviden toda teoría relacionada con los ojos. Los belgas y holandeses se ríen de ese tipo de debates y ustedes deberían hacer lo mismo. El hecho de que no exista un término en holandés para definir “eye sign” (teoría ocular) es esclarecedor. 

Los científicos belgas dicen con frecuencia que la teoría ocular es una treta, y esa debería ser su opinión acerca de aquellos que opinan que una paloma es buena o mala reproductora o voladora solo a través de la observación de su ojo. Lo que suelo decir es… “si quieren comprar buenas palomas no miren sus ojos, pero si para los del colombófilo” ¿Será honesto? ¿Será que intenta vender calidad?

 Regla 4: Si me diesen a elegir entre encestar una buena paloma fuera de forma o una paloma medio en forma, escogería la última. Es cierto que las buenas palomas alcanzan la forma con más facilidad que las demás. ¡Por eso la salud natural es también una cualidad! Eliminen de sus colonias a las palomas que estén siempre enfermas. 

Está claro que las palomas tienen que sentirse a gusto en el palomar. ¿Cómo quieren que los atletas alcancen la forma si los colocan en instalaciones con problemas de temperatura, corrientes de aire o humedad?


Regla 5: Los campeones saben como hacer que las buenas palomas alcancen la forma, un factor decisivo para vencer, una vez que, como ya hemos visto, tener buenas palomas no llega. Sin embargo, no piensen que la forma viene empaquetada dentro de una caja. Procuren administrar la mínima cantidad posible de medicamentos. 

Estos se desarrollan para curar a humanos y animales enfermos. No para convertir a una paloma corriente en un crack. La “botella mágica” que fabrica campeones no existe. ¿Por qué será que algunos veterinarios colombófilos no marcan en ninguna competición? Y ¿Por qué razón los campeones gastarían dinero en palomas de calidad si supiesen como trasformar palomas mediocres en vencedoras?


Regla 6: El pedigrí es importante, mas no pasa de ser una hoja de papel. Muchos colombófilos le atribuyen demasiada importancia, un hecho que belgas y holandeses no comprenden muy bien. Si los pedigríes pudiesen volar… Una paloma con buen origen ofrece más garantías. Los colombófilos que ofrecen demasiado valor a los pedigríes solo están pidiendo que los engañen. 

Tenemos que partir del principio de que no todos los exportadores e importadores de palomas son hombres serios. Es un hecho que una buena paloma aumenta su valor si en su pedigrí aparecen nombres conocidos. Los únicos responsables son los aficionados que sobreestiman los pedigríes. 

Si los pedigríes se hiciesen antes de anillar a los pichones, antes de que ganen un concurso, muchos de estos papeles serían muy diferentes de lo que son.


Regla 7: Hay entrenamientos y entrenamientos… palomas que vuelan siempre cerca del palomar no están siendo bien entrenadas. Cuando llega la hora de abrir la ventana, todas las palomas deben estar ya alerta, preparadas para salir del palomar formando una batahola enorme. 

Una señal positiva es cuando parece que el palomar está vomitando palomas  y estas vuelan luego lejos, en línea recta y a toda velocidad.  Cuando el colombófilo observa el horizonte ya no debe verlas. Si estas desaparecen durante un largo rato, para aparecer después en pequeños grupos, con aspecto cansado y alas caídas, pueden dormir tranquilos, el próximo concurso será un sueño… un buen sueño. 

Se hace evidente porqué razón estoy en contra del uso de banderas para obligar a las palomas a mantenerse en el aire. Si la necesitan, es porque existe algún problema. Al forzar a palomas enfermas a volar, solo estamos agravando la situación.


Regla 8: Respecto a las buenas palomas, lo que vale son los resultados, no las propagandas. Aún así, los resultados deben ser correctamente analizados…

En primer lugar, ¿cuantas palomas encesta por concurso el colombófilo en cuestión? Marcar los 10 primeros parece bueno, pero si ese colombófilo había encestado 100, en ese caso el número de premiados no es gran cosa. Cualquier otro colombófilo será mucho mejor si comprobó con premio 3 palomas de 3 encestadas.

La calidad de los colombófilos en competición también es de vital importancia. Un primer premio o una serie de buenas comprobaciones no me dicen nada. Quiero saber más. Dígame el nombre de sus adversarios y yo le diré si sus palomas son buenas o no.


Regla 9: Algunas palomas tienen tantos puntos débiles que fácilmente podremos decir de ellas que nunca llegarán a ser buenas voladoras, sin embargo, lo contrario no siempre es fácil de detectar. Nadie, exclusivamente nadie, puede decir con el 100% de seguridad que esta o aquella paloma es una buena voladora. 

Esa es la razón por la cual los colombófilos expertos nunca dicen “esta es una buena paloma”, dicen siempre “esta es una paloma bonita”, ¡que no es lo mismo! Ser “bonita” no quiere decir que sea “buena”, a este respecto podemos decir que palomas y mujeres no difieren mucho.



Regla 10: Desgraciadamente, la llamada “enfermedad de las palomas jóvenes” (adeno-coli) [Adenovirosis complicada con infestación de Escherichia coli] se ha convertido en un problema a escala mundial. Reducirán significativamente las probabilidades de padecer esta enfermedad entre los pichones, si utilizan siempre la misma cantidad o tipo de racionamiento, quizás como proceden muchos colombófilos. 


Dar depurativa al principio de la semana y después comida más “pesada”, es muy arriesgado debido a esta nueva enfermedad. Parece ser que el cambio en el tipo de ración es demasiado duro para el intestino de los pichones. 

...y sobre todo quiérelas ellas se dan cuenta.



________

Video de los buenos


martes, abril 03, 2018

Así de fácil.

Así de fácil.
Diálogo con Ad Schaerlaeckens
.
Traducido por Carlos Padín Cores

Cuando nuestras palomas no consiguen buenos resultados, resulta importante no tardar demasiado en encontrar el verdadero motivo de esta situación. Hay dos posibilidades… o las palomas no son de buena calidad, o no están en óptimas condiciones físicas o de forma. Raramente estas dos causas aparecen de manera simultánea porque, actualmente, las palomas de calidad están bastante distribuidas y creo firmemente en que hay pocos colombófilos que solo posean palomas de poca calidad.

En Holanda y Bélgica, la competición se realiza normalmente a razón de un premio por cada 4 palomas encestadas, esto significa que si en una prueba compiten 1.000 palomas, habrá 250 premios. Cuando un colombófilo encesta 16 palomas, espera ganar, por lo menos, 4 premios. No es bueno ni malo. Cuando gana 8 premios (50% de los encestados) eso si es considerado como bueno. Los “verdaderos campeones”, aún así, no se quedarían del todo satisfechos con una actuación así. El 50% todavía no es bueno para ellos.


Tenemos, pues, el siguiente panorama: 

Si un campeón encesta 16 palomas para un concurso y gana 8 premios, no es suficiente para el. 

Si un aficionado medio también encesta 16 palomas y gana 8 premios, es una gran proeza, ¡ya que 4 premios ya serían suficientes para él! Si otro concursante encesta 16 palomas y no gana ningún premio en el primer 25% de los encestados, ¿Dónde está el fallo?

Parece talmente un contra sentido. ¿Habrá todavía quien tenga tan malas palomas? Creo que la falta de calidad no puede ser la razón. Ese colombófilo debería visitar a un veterinario. Sus palomas deben estar bastante enfermas.

El gran defecto.
¿Poca calidad o salud deficiente? Ese es el dilema de muchos colombófilos que no consiguen triunfar. Respecto a la calidad de las palomas, varias veces he dicho y escrito que nadie en el mundo puede estar seguro sobre la buena calidad de una paloma. No podemos ver tal cosa en los ojos, y ni tan siquiera las más valiosas sangres y las mejores razas hacen (necesariamente) de una paloma, un ave de calidad. Tampoco podemos explicar el contrario. Si no podemos decir que tal o cual paloma es o será buena, nunca podremos decir si determinada paloma es o será mala.


Algunas, por el contrario, pueden tener tan mala calidad de pluma, o una determinada estructura ósea que, definitivamente, no podrán ser buenas. Si un colombófilo consigue ver que una paloma no tiene calidad, eso ya es dar un paso. ¡Es más que un paso! Creo que es la clave del éxito de muchos colombófilos. Saber qué palomas deben ser eliminadas.


“Una buena selección, dicen muchos campeones, ese es mi secreto”.




Todas las personas cometen errores cuando empiezan a seleccionar palomas, aún así podemos decir que una cuarta parte de los campeones, comete menos errores que los demás.
 Solo en una única cosa, la salud, nunca cometen errores. Esto sucede cuando la salud, la salud natural, es el criterio básico de su selección.

 El colombófilo que se libera de las aves que no están saludables los 365 días del año, raramente cometerá esos errores.
Cuando un aficionado posee, por ejemplo, 40 palomas y 38 gozan de una salud envidiable, no hay razón para que las 2 restantes estén enfermas. ¡Líbrense de ellas! Dudo que quieran tratar las 40 para curar solo a dos.

 Cuando 2 alumnos de una misma aula tienen dolor de cabeza, está claro que el pofesor no les dará una aspirina a todos y cada uno.


El secreto.

En el deporte de la colombofilia, muchos son los caminos que pueden conducirnos al éxito. Pero existe una cosa común en todos los campeones. No se apiadan de las aves que no consiguen mantenerse saludables o que, constantemente, necesitan medicamentos para mantenerse en forma.




Aquellos que se exceden administrando medicamentos, probablemente no posean palomas enfermas, tal vez insistan en esa área, simplemente, para conseguir que sus aves alcancen la “súper forma”. Su salud no es natural, sino artificial. Esto también es un factor a tener en cuenta cuando decidimos introducir palomas en nuestra colonia. Huyan de los colombófilos que utilizan muchas drogas en sus palomas.

 Será más rentable comprar palomas a colombófilos que no conozcan, ni usen, demasiados medicamentos. En sus colonias encontraremos aves fuertes con mucha más resistencia natural a virus, bacterias y a los peligros que les esperan fuera del palomar, por ejemplo, las cestas de transporte de camino al punto de suelta de un concurso.Muchos colombófilos preguntan: “
¿Qué puedo administrarles a las palomas para volverlas más saludables?” Es una pregunta equivocada. Deberían preguntar: “¿Qué puedo hacer para obtener palomas resistentes, fuertes por naturaleza, aves con una gran inmunidad que no necesiten ser medicadas permanentemente?”

La respuesta es: seleccionar. Debemos ser buenos y pacientes con las palomas, ¡pero severos al mismo tiempo! “Una mano de hierro en un guante de seda”. Pero, más allá de todo eso, la selección no debe comenzar demasiado tarde. Efectivamente, debemos empezar a hacerla ¡cuando la paloma aún está en el huevo!

Errores.


En lo tocante a la selección, se cometen los siguientes errores.Hay muchas personas que empiezan a pensar muy pronto que determinada paloma será muy buena. La misma paloma, para un campeón, podría ser considerado apenas como un ave de mediana categoría, y podría pasar al palomar de reproducción si estuviese en una colonia de un aficionado de mediana categoría.Otros se afanan en conservar palomas reproductoras, cuando no deberían serlo. 

Por ejemplo, palomas con más de 4 años que nunca hayan producido un buen volador. Este tipo de palomas, está ahí debido a su origen, o por su elevado precio. 

 En lo tocante a palomas de vuelo, la historia es la misma. Una paloma con 2 años, es raro que haga mejor su trabajo a medida que se va haciendo vieja. Por eso a la edad de 2 años, la paloma debería haber demostrado todas sus cualidades, en caso contrario, se deberá analizar la situación y darle el camino adecuado. Es esa la razón de que tantos campeones europeos viajen con muchas palomas de un año (“yearlings”).



Palomas jóvenes.
Las competiciones eran muy diferentes hace algunas décadas. Si analizáramos las clasificaciones de Bélgica y Holanda y las comparásemos con las de estos últimos años, verificaríamos las diferencias de edad de los vencedores y primeros clasificados de los concursos. Ahora aparecen con más frecuencia en los primeros puestos, palomas con uno o dos años de edad. Esta dinámica solo difiere en los concursos de 2 días de viaje, por ejemplo Pau o Barcelona. 

En el pasado, una paloma que estuviese enferma, se perdía. Sencillamente, no había medicamentos adecuados y, con frecuencia, se usaban poco. Después comenzaron a usarse los tratamientos para todo y podríamos decir que, una cuarta parte de los colombófilos, ya tiene problemas de distintos tipos dentro de su palomar. El uso continuado de medicamentos durante varios años vuelve más débiles a las palomas.Muchos colombófilos no habían comprendido aún que la medicina había avanzado mucho en el campo de la cura de enfermedades.

 Procuraban refugio en los medicamentos cuando sus resultados eran pobres, porque sospechaban que los campeones, para ser competitivos, debían estar medicados. Es un concepto erróneo.Los medicamentos no crean buenas colonias. Una dura selección basada en los resultados, la salud natural y la inmunidad, sí crean realmente una buena y duradera colonia.

Palomas más jóvenes.

En el pasado, muchos campeones europeos separaban los pichones de los progenitores cuando alcanzaban las 4 semanas de edad. Hoy en día, ya lo hacen con solo 3 semanas de vida. Actúan así por varias razones:Alimentar a los pichones desgasta a los padres, especialmente cuando ya tienen una edad avanzada.
 Separarlos antes de los padres, los hace más dóciles. Pocas palomas quedan marcadas por esa forma de actuar y, cuando lo hacen, el responsable suele ser el propio colombófilo y su mal contacto con las aves. Las coge con demasiada impetuosidad: manos en la cabeza, suave aproximación y repentinamente las agarra con demasiada fuerza. ¿No esperan que tales palomas pierdan toda la confianza en el cuidador?

 ¿Cómo podemos esperar que esas aves entren rápido a la llegada de un concurso cuando ven a quien las trata de semejante manera? Lo crean o no, solo entrarán si el cuidador se esconde.



También existe el colombófilo que hace las cosas de manera bien distinta: las palomas entran más rápido cuando ven a su amigo, el cuidador. Hacen las cosas como deben ser. Es otra buena razón para separar más temprano a los pichones de sus padres y tiene que ver con la selección. El colombófilo empieza a conocer antes cuales son los pichones más débiles.

Palomas sin futuro.

Cuanto más temprana pueda ser la selección de los pollos, mejor. Realmente, la selección, puede comenzar cuando los pichones aún no han salido del huevo. Algunos consejos sobre la selección:

No confíen en huevos con una cáscara demasiado rugosa y dura. Si el pichón no muere dentro del huevo, raramente será un pichón con vitalidad, incluso si es hijo de las mejores palomas de la colonia. La cáscara debería verse brillante, pulida, tal como las palomas saludables. Desechen los huevos con cáscara rugosa y dura.

Cuando anillen los pichones (entre ocho y diez días de edad), observen si alguno tiene las piernas más delgadas que los demás de su misma edad. Tales palomas puede que jamás lleguen a ser fuertes, con vitalidad y saludables. Pueden eliminar también a ese pichón. No tiene futuro.

Atención a los pichones que pían continuamente en la cazuela. Puede que el origen de este comportamiento sea una infección por Tricomonas y la medicación específica podría ayudarnos. Pero una cosa así nunca le ocurre a un buen colombófilo. Siempre están alerta en relación a las Tricomonas actuando de manera preventiva. Generalmente se habla de pichones que pían mucho en la cazuela como palomas sin un gran futuro.

También debemos prestar atención a los pichones que aparecen mojados en la cazuela. Y aparecen mojados porque los padres beben en exceso y la papilla que dan a sus vástagos contiene demasiada agua. Pobre es la condición de una paloma que bebe demasiado. La mayoría de las veces es debido a un mal funcionamiento de los órganos digestivos. La andadura vital de estos pichones no es la mejor. 



Aunque también es posible que se deba a que los pichones se acuestan sobre sus propios excrementos. ¿Y porqué? Porque no tienen fuerza para lanzar los excrementos fuera de la cazuela. No son lo suficientemente fuertes. Desháganse de estos pichones.

En ocasiones podremos observar un retraso en el crecimiento de las coberteras de la zona escapular (N. del T.: sobre los omóplatos). Podremos comparar que otros pichones de la misma edad tienen el plumaje más avanzado. Debemos seguir con cuidado esos pichones con el plumaje atrasado, ya que ese factor demuestra falta de vitalidad y conlleva un futuro incierto.

Tras el destete, puede suceder que los pichones tarden en comenzar a alimentarse por si mismos. Incluso pueden pedirle alimento a otros pichones. Pero una vez más: Pichones débiles no deben permanecer en el palomar.


Es un hábito aconsejable abrirles el pico a los pichones por lo menos una vez. Puede suceder que el pico sea endeble o frágil. Y esta anomalía demostraría una osamenta y un cuerpo débiles. ¡Fuera! Lo mismo debería suceder con los que tienen una gran abertura de la garganta.

Ya he tocado muchas de las mejores palomas de Holanda y Bélgica. Muy pocas de esas palomas eran de “tipo grande”. Y las grandes solo brillan en las pruebas de velocidad. La probabilidad de que una paloma grande rinda bien en una prueba de larga distancia es casi cero. 

No me gustan los yearlings que se pasan la mayor parte de tiempo en el suelo porque son muy gordos y grandes para volar a las perchas más altas, mientras que el resto de palomas de la misma edad siempre tienen ganas de volar. Los colombófilos poco experimentados piensan que las palomas grandes serán las más fuertes a la hora de volar. Están engañados. La paloma de competición moderna es, sin duda alguna, más pequeña




Otro Error

Es importante aprender de los propios errores. Hace algún tiempo, me quedé con un pichón que estaba enfermo. La única razón: los progenitores eran realmente especiales. Nunca me había sucedido y esa paloma enferma no dio nada de calidad. Ahora no dudo, la selección, para ser efectiva, no debe tener excepciones. Una buena salud, es el atributo principal que deben poseer pichones y adultas.Si un pichón no está saludable, primero se elimina y luego se verifica a través de la anilla quienes son los padres. Si miramos primero quienes son los padres, es probable que no actuemos objetivamente y seamos persuadidos para dejarlo vivir.


Positivo.
Lo que más valoro en los yearlings, más allá de su salud natural, es el apego a su propio territorio, a pesar de su tierna edad. Palomas que me gusta coger a oscuras y que sé que estarán siempre en la misma percha, son normalmente buenas palomas. No me gustan las palomas que se posan siempre en lugares diferentes. Las palomas que no se sientan atraídas por su propio territorio y lo defiendan, raramente serán buenas atletas.


Conclusión.
Palomas con un cuerpo perfecto, ojos bonitos, plumaje impecable e incluso con un pedigrí impresionante, pueden resultar aves sin ningún valor y no ganar ni un solo premio. 

Este hecho nos ilustra sobre la problemática de una buena selección.Más importante si cabe, lo que hace que una paloma sea buena, es su carácter, capacidad de orientación, inteligencia, vitalidad, apego a su territorio…Por esa razón, se pueden cometer errores a la hora de clasificar y seleccionar. Un colombófilo que clasifica y selecciona basándose en parámetros de salud nunca eliminará buenas palomas. Y, felizmente, no resulta demasiado complicado ver si una paloma está enferma o no.No piensen que los medicamentos hacen a los campeones. Célebres colombófilos como Klak, Engels y muchos otros han tenido un éxito inmenso siguiendo el procedimiento opuesto. 

No son doctores, ni químicos, por el contrario, poco saben de medicamentos y enfermedades. 



¡Lo que tienen en común es que han comprendido cuán importante es la selección!





palomas mensajera,racing pigeons




__________