domingo, noviembre 12, 2017

Todo buen colombófilo hace esto.( Las 10 reglas) .

Todo buen colombófilo hace esto.



Regla 1: El factor más importante para tener éxito en colombofilia es criar buenas palomas. 

Parece simple, pero entiendan que muchos colombófilos no se preocupan mucho de este punto. Creen que el éxito está escondido dentro de un frasco mágico, creen en secretos que muchas veces no existen y sospechan incluso que los campeones esconden secretos que no quieren revelar o compartir. 

Por el contrario, si los campeones tienen un secreto, ese el valor de sus palomas.



Regla 2: Las grandes palomas no están exclusivamente en los palomares más conocidos, más bien sucede lo contrario. La mayoría de los palomares famosos deben su fama a palomas que habían adquirido a colombófilos prácticamente desconocidos. 

Una paloma no es, obligatoriamente, buena solo porque tenga el pedigrí de los Janssen, Van Loon, Toye o cualquier otro colombófilo famoso. Lo que la mayoría de aficionados no parece entender, es que hasta los mejores colombófilos del mundo crían más palomas malas que buenas. 

Soy consciente de que algunos vendedores engañan a sus clientes, pero el simple hecho de que una paloma comprada a un campeón no haya cubierto las expectativas creadas, no significa necesariamente que el comprador haya sido engañado.


Regla 3: Olviden toda teoría relacionada con los ojos. Los belgas y holandeses se ríen de ese tipo de debates y ustedes deberían hacer lo mismo. El hecho de que no exista un término en holandés para definir “eye sign” (teoría ocular) es esclarecedor. 

Los científicos belgas dicen con frecuencia que la teoría ocular es una treta, y esa debería ser su opinión acerca de aquellos que opinan que una paloma es buena o mala reproductora o voladora solo a través de la observación de su ojo. Lo que suelo decir es… “si quieren comprar buenas palomas no miren sus ojos, pero si para los del colombófilo” ¿Será honesto? ¿Será que intenta vender calidad?

 Regla 4: Si me diesen a elegir entre encestar una buena paloma fuera de forma o una paloma medio en forma, escogería la última. Es cierto que las buenas palomas alcanzan la forma con más facilidad que las demás. ¡Por eso la salud natural es también una cualidad! Eliminen de sus colonias a las palomas que estén siempre enfermas. 

Está claro que las palomas tienen que sentirse a gusto en el palomar. ¿Cómo quieren que los atletas alcancen la forma si los colocan en instalaciones con problemas de temperatura, corrientes de aire o humedad?


Regla 5: Los campeones saben como hacer que las buenas palomas alcancen la forma, un factor decisivo para vencer, una vez que, como ya hemos visto, tener buenas palomas no llega. Sin embargo, no piensen que la forma viene empaquetada dentro de una caja. Procuren administrar la mínima cantidad posible de medicamentos. 

Estos se desarrollan para curar a humanos y animales enfermos. No para convertir a una paloma corriente en un crack. La “botella mágica” que fabrica campeones no existe. ¿Por qué será que algunos veterinarios colombófilos no marcan en ninguna competición? Y ¿Por qué razón los campeones gastarían dinero en palomas de calidad si supiesen como trasformar palomas mediocres en vencedoras?


Regla 6: El pedigrí es importante, mas no pasa de ser una hoja de papel. Muchos colombófilos le atribuyen demasiada importancia, un hecho que belgas y holandeses no comprenden muy bien. Si los pedigríes pudiesen volar… Una paloma con buen origen ofrece más garantías. Los colombófilos que ofrecen demasiado valor a los pedigríes solo están pidiendo que los engañen. 

Tenemos que partir del principio de que no todos los exportadores e importadores de palomas son hombres serios. Es un hecho que una buena paloma aumenta su valor si en su pedigrí aparecen nombres conocidos. Los únicos responsables son los aficionados que sobreestiman los pedigríes. 

Si los pedigríes se hiciesen antes de anillar a los pichones, antes de que ganen un concurso, muchos de estos papeles serían muy diferentes de lo que son.


Regla 7: Hay entrenamientos y entrenamientos… palomas que vuelan siempre cerca del palomar no están siendo bien entrenadas. Cuando llega la hora de abrir la ventana, todas las palomas deben estar ya alerta, preparadas para salir del palomar formando una batahola enorme. 

Una señal positiva es cuando parece que el palomar está vomitando palomas  y estas vuelan luego lejos, en línea recta y a toda velocidad.  Cuando el colombófilo observa el horizonte ya no debe verlas. Si estas desaparecen durante un largo rato, para aparecer después en pequeños grupos, con aspecto cansado y alas caídas, pueden dormir tranquilos, el próximo concurso será un sueño… un buen sueño. 

Se hace evidente porqué razón estoy en contra del uso de banderas para obligar a las palomas a mantenerse en el aire. Si la necesitan, es porque existe algún problema. Al forzar a palomas enfermas a volar, solo estamos agravando la situación.


Regla 8: Respecto a las buenas palomas, lo que vale son los resultados, no las propagandas. Aún así, los resultados deben ser correctamente analizados…

En primer lugar, ¿cuantas palomas encesta por concurso el colombófilo en cuestión? Marcar los 10 primeros parece bueno, pero si ese colombófilo había encestado 100, en ese caso el número de premiados no es gran cosa. Cualquier otro colombófilo será mucho mejor si comprobó con premio 3 palomas de 3 encestadas.

La calidad de los colombófilos en competición también es de vital importancia. Un primer premio o una serie de buenas comprobaciones no me dicen nada. Quiero saber más. Dígame el nombre de sus adversarios y yo le diré si sus palomas son buenas o no.


Regla 9: Algunas palomas tienen tantos puntos débiles que fácilmente podremos decir de ellas que nunca llegarán a ser buenas voladoras, sin embargo, lo contrario no siempre es fácil de detectar. Nadie, exclusivamente nadie, puede decir con el 100% de seguridad que esta o aquella paloma es una buena voladora. 

Esa es la razón por la cual los colombófilos expertos nunca dicen “esta es una buena paloma”, dicen siempre “esta es una paloma bonita”, ¡que no es lo mismo! Ser “bonita” no quiere decir que sea “buena”, a este respecto podemos decir que palomas y mujeres no difieren mucho.



Regla 10: Desgraciadamente, la llamada “enfermedad de las palomas jóvenes” (adeno-coli) [Adenovirosis complicada con infestación de Escherichia coli] se ha convertido en un problema a escala mundial. Reducirán significativamente las probabilidades de padecer esta enfermedad entre los pichones, si utilizan siempre la misma cantidad o tipo de racionamiento, quizás como proceden muchos colombófilos. 


Dar depurativa al principio de la semana y después comida más “pesada”, es muy arriesgado debido a esta nueva enfermedad. Parece ser que el cambio en el tipo de ración es demasiado duro para el intestino de los pichones. 

...y sobre todo quiérelas ellas se dan cuenta.



________

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios: